NADIE TE DIO VELAS EN ESTE ENTIERRO (2)

Un viaje de renovación alentara un cambio profundo, un vuelco dará y a tu cabeza resucitara… Eso me produjo el viaje a Tierra Fuego, tocar la tierra roja con mis manos, pasear por la hermosa ciudad de Ushuaia, conocer el bellísimo Valle del Río Pipo, el cumpleaños de 15 añitos de la hija de Josefina, una fiesta muy divertida, hacia tiempo que no bailaba tanto. Estar parada en frente del monumento de los caídos de Malvinas y recordar a mi padre mirando el océano, su tumba por obligación, y en mi surge esa bronca canalizada pero jamás olvidada, a la dictadura, a esas juntas militares, a la crueldad, a la maldad del hombre que también me quito mi madre.

Llegamos al entierro para dar la despedida, al bajarnos del auto ya nos estaba esperando Nacho, mis amigas, conocidos y desconocidos. Pero Nacho no estaba solo, estaba con un “amigo”. El chiko tenia la mano en su cintura y Nacho sobre su espalda, la cara de Luis era aterradora, ya me estaba imaginando un escándalo en el velorio, el joven intimidado por la mirada despectiva de Luis bajaba la vista y se hacia el distraído, seguro que lo hacia por respeto al momento, evitando provocar a Luis, en otra ocasión es probable que lo mirara fijo, mientras Nacho flotaba en recuerdos, perdido en su mente e inconciente del duelo “amigo” vs. padre.

Luis se llevaba muy bien con Fátima, coincidían en muchos temas, debatían bastante sobre política, eso les gustaba, y a Luis le fascinaba sus postres, tras que no es goloso, Fátima le hacia unos postres que tenían de todo, crema chantilly, dulce de leche, frutilla, durazno, merengue, baño chocolate, fondue, etc. los biscochuelos una barbaridad le salían, y todo casero, nada de comprar lo instantáneo.

Era persona con fuertes convicciones, pero de un carácter muy dócil, que evadía las discusiones, las peleas, una persona muy dada, que se trataba con todos, por eso había gente que ni conocía. Pero también era una mujer muy reservada, que hablaba poco, lo gusto y necesario.

Luis se contuvo, no se como pero lo hizo. Es que nadie estaba de ánimo para ni siquiera levantar la voz. Después le dije a Nacho por que fuiste con tu amigo al velorio, sabiendo la actitud del padre y poniendo en una posición tal vez incomoda para el chiko, y me respondió que el chico quería ir si él quería que vaya, y él sí quería que fuera, y que le da igual lo que piense o diga el padre, sino lo acepta al amigo, tampoco lo aceptan a él.

NADIE TE DIO VELAS EN ESTE ENTIERRO (1)

Quise desconectarme de todo, desenchufarme y lo hice. Respire aires nuevos, y ya no Buenos Aires… Josefina era una compañera de la secundaria y con quien también estudie magisterio y compartimos un fuerte lazo de amistad que siempre nos mantuvo unidas aun en la distancia, ya sea por cartas, teléfono o más reciente con el fabuloso Internet. Después de recibirnos ella se fue a vivir a Tierra del Fuego con quién era su marido y como dije nuestra estrecha relación continuo. Hace unos años se separo del “narigón” así le dice Luis, y vive sola con su hija Clara de 15 años.

Cuando la vecina de mi hermana, una señora muy simpática que siempre se cruzaba a charlar con Fátima, y que en una oportunidad le había pasado mi numero de celular por cualquier cosa…me llamo al móvil, con la voz grave, pausada, escuche un lo siento, seguido del relato, que había golpeado la puerta y nadie atendía pero que la luz de la cocina estaba prendida, lo que se significaba que tenia que estar. Se fijo en el cerillo de la cerradura y estaba la llave por dentro y la puerta sin cerrojo, entro a la casa, diciendo su nombre, llego hasta al galpón en la parte de atrás al fondo de la casa y estaba colgada, sostenida por una estéril soga amarrada a su cuello que subía hasta un tirante del techo en el cual se aferraba macabramente gracias al viril nudo y el peso del cuerpo. Me dijo que salio corriendo a pedir ayuda, auxilio y que con un señor de la cuadra la bajaron, llamaron a la ambulancia de inmediato y se la llevaron. Ya lo sabía pero no se animo a decirme la verdad, ni siquiera por teléfono. Cuando llegue al hospital, me dijeron que había fallecido y que el cuerpo se encontraba en la morgue a la espera de los exámenes necesarios para verificar la causa de la muerte o como le dicen los médicos del óbito. Me quede sentada en un banco a lo largo de un amplio pasillo, sin entender nada, a la espera de una reacción, de un estimulo que me sacuda y me empuje de nuevo a la realidad.

Empecé por avisarle a mi hermano…la difícil tarea de llamarlo para comunicarle el trágico imprevisto y ahora era yo quién tenia un nudo en la garganta. Garganta con arena. También llame a Luis que enseguida vino a acompañarme y por ultimo a mis hijos. Carlos se tomo el primer vuelo para Argentina, pero dejo a la familia allá, la señora tenia obligaciones y con los chicos cuesta organizarse en estos casos y más cuando es de sorpresa. La verdad es que no soy partidaria de llevar a los niños a velorios, y no es que no les quiera hacer afrontar vida de la cual forma parte indudablemente la muerte, sino que me parece un ambiente triste, melancólico y ultra aburrido. Es muy posible que alguno o varios lloren lastimosamente y ni pensarlo el “¿POR QUÉ?, ¿POR QUÉ?” es raro no escucharlo en este tipo encuentros, como también los que se aferran al cajón cuando lo van a cerrar, si es que ya no lo esta, en todo caso se aferraran cuando intenten llevarlo al coche fúnebre para después ir a presenciar el entierro donde sí reina en esencia un silencio sepulcral.

Como ella nunca dijo que hacer cuando muriera, la decisión la teníamos nosotros, los hermanos. De mi parte preferí que no hiciéramos el velorio y que fuera directamente enterrada, auque si se tratara exclusivamente de mi, apoyo la cremación y tirar las cenizas al mar, así lo quiero yo. No tienes que pagar por una parcela de tierra ni andar visitando la tumba y llevando flores. Pero mi hermano cuasi gallego es muy creyente, demasiado para mi gusto y no esta de acuerdo con la cremación por motivo de la “otra vida”, pero si lo convencimos con Luis de no hacer velorio. Por lo que el cuerpo quedo en deposito hasta el otro día a la mañana que se realizo el descenso a la tumba. Momento de profundo dolor para todos los que estábamos ahí.

Durante la noche no dormí nada, mi intención de no hacer velorio paradójicamente se trataba de que pudiéramos descansar para no estar desvelados toda la madrugada, yo no lo conseguí. Carlos después de las 12,30 horas de vuelo arribo a las 7 AM y 8 – 15 estaba en casa. El entierro era a las 9:00, mi hija Camila ya había venido, tuvo que hacer una pausa a sus estudios y Nacho había estado conmigo durante la noche, se quería quedar a acompañarme pero le insistí en que se vaya dormir y quedamos que al otro día nos veíamos en el entierro. Por lo cual fuimos en el auto, Luis, Camila, Carlos y yo. Mis amigas que la conocían ha Fátima, ya me habían llamado y me preguntaron si quería que vinieran o si necesitaba algo, les dije que no, que gracias y quedamos en vernos en el entierro. Ellas saben y además pensamos bastante igual en que en estas situaciones preferís estar a solas y no rodeado de personas que más allá de que quieran expresar su afecto a vos, estando en los buenos y malos momentos, uno esta en duelo interno y no apto para recibir condolencias, abrazos y mas llantos. Un duelo por cierto lógico, pero que debe ser ocasional, porque tu vida sigue, a no ser que quieras vivir muerto en vida.

Continuara…

HASTA PRONTO HERMANA

Estoy destruida apenas puedo pronunciar monosílabos y no sé, no me pregunten como logro hacer para que mis dedos dancen sobre este teclado. Fátima, mi hermana, concluyo con sus pulsiones de vida y de muerte, se suicido. Sigue leyendo

SÉ QUIÉN ERES

Te conozco, estuve hablando con vos en reiteradas oportunidades, con tu hijo tras tus piernas y a veces con tu “marido” cerca. Ahora entiendo esas miraditas a Luis, las sonrisas correspondidas, y una seña picara de él que me pareció ver por detrás mío… sí, era para ti ¿Recuerdas? en el supermercado.

Eres una arpía, zorra trepadora. Bueno esta bien, exagero, eres solo una zorra, ya no necesitas trepar más, hiciste que el medico te llene el bombo y estás acomodada, pero el zorro pierde el pelo pero no las mañas. Fuiste y serás siempre una puta atorranta de cuarta. Sigue leyendo

¿MATARIAS A TU SUEGRA?

Ganas no me faltan. Es una rivalidad de larga data, y no quiero otorgarme el papel de la inocente, pero la vieja conchuda me hizo la vida imposible, gran paradoja porque ella dice lo mismo de la madre del padre de Luis, Doña Catalina que sigue viva con sus 90 años. Dice que nunca la quiso desde que la conoció, como que no era lo que quería para su hijo y que cuando estuvo viviendo con Doña Cata y la hija que tenia su misma edad, se la pasaban peleando porque Cata apañaba en todo a su hija y mi suegra tenia una pésima relación con la “machona caprichosa”. Sigue leyendo

AGUA SEXUAL

Me he desviado de mis lazos íntimos con Luis para contarles otros asuntos que hacen ha el conjunto de situaciones que he experimentado y que son fundamentales para entender un poco mi vida. Pero también debo reconocer que lo hice malintencionadamente, me persuadí para no hablar del beso y el casi consecuente sexo. No se crean que no me doy cuenta que continuo escapando de la realidad al intentar venderme el hoax del sueño, de la fantasía, pero cada tanto se produce en mi cabeza aquel fenómeno que Aristóteles llamaba Abstracción y lo veo a él y ella, en esa plaza rodeada de misticismo. Sigue leyendo

BROTHER AND SISTER

Mi hermano allá por la década del 90 se canso de sobrevivir en Argentina, y decidió irse a Europa, específicamente a España en búsqueda de una vida mas prospera y la consiguió. Es otro planeta, por algo le dicen el primer mundo, pero Carlos siempre extraña Argentina que tiene sus cosas buenas que ni el denominado primer mundo tiene, ama este país pero es como un amor no correspondido del todo, es como una mujercita histérica que le gusta decirle que sí, que no, y que no se decide. Sigue leyendo